Transformación Digital

Adaptarse para sobrevivir

La manera como la gente compra y usa los bienes y servicios ha cambiado.

Ahora todo debe ser móvil, personalizado, instantáneo, social, abierto, integrado, aumentado, etc. (no basta con comercio electrónico).

Sólo serán exitosas las organizaciones que cambien oportunamente su forma de hacer negocios para adaptarse a estas nuevas reglas de juego, y ese cambio es lo que llaman Transformación Digital.

Trabajamos con las empresas en entender, imaginar, diseñar e implementar el concepto digital como una manera de transformar los negocios de una forma innovadora.

¿Qué es Transformación Digital?

La transformación digital reconstruye las dinámicas de las organizaciones para adaptarlas a las necesidades del presente y del futuro. En las empresas, la transformación digital es pieza clave en el plan de negocios o así lo estiman el 66% de los CEOs según datos publicados por la consultora IDC.

En la actualidad, la transformación digital no es una opción. Las empresas de hoy ya no pueden plantearse la adaptación a este nuevo panorama pues no hay otra manera de renovarse y competir que mediante la transformación digital.¿Quieres conocer un dato interesante y positivo?  Las corporaciones españolas que se han sumergido en la digitalización registran un incremento en sus ventas del 39% y demuestran valores mayores a países como Francia, Alemania o Reino Unido según un estudio de CA Technologies.

¿Qué ventajas aporta la Transformación Digital?


La clave para la organización es ver la transformación digital como una oportunidad que permite combinar prácticas y formas de hacer que dan como resultado nuevas técnicas y habilidades.

  • Genera experiencias nuevas al cliente
  • Mejora la eficiencia operativa
  • Generar nuevas fuentes de ingresos
  • Capacidad de respuesta rápida ante los cambios en el mercado
  • Crear una ventaja competitiva para la organización.
  • Impulsa la cultura de la innovación dentro de la organización.
  • Mejora la colaboración interna.
  • Profundiza el análisis de datos (Big Data).

Todo esto describe la gran relación entre los resultados de negocio y las tecnologías en las que se basa la digitalización. La experiencia del cliente prevalece ante los valores tradicionales y hace que la tecnología, especialmente el software, se centren como principal elemento en los modelos de negocio.

A pesar de la clara ventaja existente en Estados Unidos y el eje de Asia/Pacífico, Europa tampoco se queda lejos de llegar a la cuarta revolución digital. Así, pues, es fundamental que se acelere la puesta en marcha en un mercado único digital.

La digitalización tomada más como un proceso que como un objetivo, necesita de actitudes dispuestas al cambio y a la adaptación constante que implica salir de una zona de confort para buscar nuevas oportunidades.

La organización vive en un mundo digital, global e hiperconectado que se caracteriza por un cambio a nivel social y tecnológico donde influye la irrupción continua de nuevos actores en los mercados, la movilidad deslocalizada y la conectividad continua.

¿Qué no es la transformación digital?


Tu presencia en LinkedIn , Twitter o Facebook no es sinónimo de digitalización. La transformación va más allá de tener un simple negocio online y usar la imagen de tu marca a través de una web. Esta nueva panorámica cargada de oportunidades conlleva una completa transformación en la organización y la cultura de las compañías en cada departamento. La transformación digital:

  • No es montar un CRM
  • No es es informatizar los procesos de la empresa
  • No es marketing digital
  • No es una tienda online
  • No es hostigar a los clientes con banners

Es un hecho innegable que tanto empresas, trabajadores y consumidores han cambiado sus maneras de comportamiento.  El consumidor, al que se pretende complacer, posee cada vez más información, poder de decisión y canales de información de los que, hasta hace poco, sólo disponían las marcas. El cliente busca estar cada vez más conectado, interactuar más y confiar en la marca que le proporcione fidelidad. Para ello, trabajadores y empresa cambian tecnológica y culturalmente para adaptarse a las nuevas demandas del cliente.

En Transformación Digital, pueden enumerarse cuatro tipos de tecnología que se unen para ser más eficientes. Estas son el Big Data, la nube, los negocios sociales y la movilidad. La transformación tiene que ver con el valor de los servicios, la mejora del modelo de negocio, la innovación , la diferenciación y las fortalezas.

¿Qué hacer para transformarse digitalmente?

Competir digitalmente:  Las organizaciones deben estar al tanto de las tecnologías y sus herramientas.

  • Estrategia digital:  definir la estrategia digital de la empresa implica que todos los departamentos se sumen al cambio y colaboren en conjunto. Acciones de estrategia como el diseño de un mapa de ciclo de vida del cliente, la incorporación de retroalimentación de los clientes o la alineación de la tecnología con los procesos. La cultura interna de la organización tiene que ser plenamente digital.
  • Evolucionar como organización y en Recursos Humanos para abrir las puertas a los trabajadores a un nuevo panorama digital en el que puedan potenciar su ingenio, innovar y formarse digitalmente y adoptar actitudes emprendedoras.
  • Implementar proyectos una vez se ha definido la estrategia teniendo en cuenta el entorno digital y al cliente.
  • Por último, optimizar y analizar la transformación digital desarrollando mediciones de mejora, planificación y proyecciones futuras.

La velocidad de los cambios ya es algo notable, ni las empresas ni los consumidores pueden dejar de obviar las estrategias de negocio del futuro. Todos conforman un gran engranaje en el que la digitalización abre las puertas a nuevos modelos de comportamiento. En esta época de grandes cambios, formarse en Transformación Digital es una de las oportunidades del momento.